Páginas

miércoles, 25 de julio de 2012

Aún así...



       

Aún así
 
No importa que no me respondas, me ayudas a escribir, asoman pensamientos, palabras que no sé si pueden llegar a ti o a alguien, pero me inquietan, me arrancan de algún sitio y me llevan vertiginosamente a otro lugar. Me hacen volar por los aires aunque las alturas me causan pavor, me regocijo en ellas, es como el peligro de saber que el avión levanta y vuelo y temo a que se estrelle en medio del océano y siento la sensación del agua helada y del miedo intenso, del peligro que se saborea y me estremece...
Me transportas a un mundo que no existe más que en mi imaginación y me dejas en suspenso, siempre queriendo saber algo más aunque no llego a descubrir qué significa ese algo más.
No me hables. Me conformo con saber que aún estás y alcanza que me leas, me adivines, que me sientas levemente como sombra a tu lado, no sumisa, siempre viva, alegre, fugaz, siempre verde, luz brillante, imprevisible y loca, siempre eterna, siempre tierna.

Fernanda Martínez Gadea






Ocaso

Desde una ventana en Olinda... Recife, Estado de Pernambuco, Brasil

Ocaso










Tú callado mientras rompo silencio
con palabras desbocadas.
La ciudad de otros no es
no está perdida
transita por espacios de luz,
parte de un sitio
al cual no debes regresar.
Flashes de blanco y negro,
grises imperdonables
sitios de amores perdidos
ocasos de lo nunca escrito
cielos, vendavales, luminarias
rostros perdidos.
Rescate del pasado
que no halla presente
laberintos de azules
rastros de naranjas
puedes tomar la cinta
puedes tomar mi mano
ir por ellas incendiando
rojos silencios en la noche.

Fernanda Martínez Gadea




En una calle



Ojos que ven... Fotografía: Fernanda Martínez Gadea

En una calle
 Donde debía estar el hígado
 se ven los intestinos.
 Donde debían estar los ojos
 se ven dos fosas profundas.
 Donde debía estar el olvido
 se ve dolor en carne viva.
 Donde no debías estar
 ha quedado una sombra de dos.
 Donde no debías estar
 estabas: lo sabía.
 Ha quedado un hueco oscuro,
 con los bordes desgarrados.
 No te vieron mis ojos,
 te llegaron mis oídos,
 que es lo mismo
 que da igual,
 pero sangra todavía. 

 Fernanda Martínez Gadea
 Paysandú, 5 de julio de 2012
  



Así me ve Pere...

 

Inspirado en Retrato Nº 39 de Pere Salinas

Los azules envuelven
elevan
giran torbellinos
alejan tormentos
puntos dolores
heridas errantes
abren sueños
abren mundos.