Páginas

viernes, 23 de diciembre de 2011

Una mujer como tantas


Una mujer inoportuna
es altamente inconveniente
se corre el riesgo de que
no resista el corazón.

Es la que llega sin permiso
cuando nadie la espera
y piensa, habla, dice
y no calla
cuando la quieren
callada y sumisa.

Una mujer inoportuna
es altamente inconveniente
se enoja, se altera, dice
basta y se va dando un portazo.

Una mujer inoportuna
es altamente inconveniente
se sienta en tu portal
y espera que por fin
te des cuenta
que perdiste la jugada.

Una mujer inoportuna
es altamente inconveniente
te dejó llamar a su puerta,
te dio la bienvenida.
Y de tan inoportuna
te plantó de raíces
y aunque lloró
se fue escapando
a través de la puerta
que había quedado abierta.

Con la misma dulzura de aquel
día en que te dio su bienvenida
se fue despacio por aquella avenida
sólo por el gusto de ser inoportuna.

Supo reír de la mala jugada
te dejó con las ganas de saber
por qué fue y será tan inoportuna
tan inconveniente
y sólo por eso intentas guardarla
en la bolsa del olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario